Miles de personas salieron a las calles de Lima para expresar su rechazo al gobierno interino y a la represión policial, en una marcha bajo la consigna «Ni un muerto más».

En la noche del jueves, en múltiples regiones de Perú se vivió una nueva jornada de las protestas nacionales que exigen la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y su gobierno.

En paralelo, miles de personas salieron a las calles de la capital, Lima, para expresar su rechazo al gobierno interino y a la represión policial, después que diversos grupos sociales convocaran una marcha bajo la consigna «Ni un muerto más».

Los manifestantes afirman que la administración de Boluarte es un «gobierno manchado de sangre», que no tiene ninguna credibilidad, y exigen respetar la voluntad del pueblo peruano.

En las calles de la capital se mantiene un contingente grande de la Policía, y se ha informado de al menos un enfrentamiento con los civiles. En ese entorno, fuentes oficiales reportaron la detención de una persona que habría agredido física y verbalmente a los agentes.

Mientras tanto, se confirmó el fallecimiento de un menor de 15 años, que fue ingresado el pasado lunes al Hospital Carlos Monge Medrano de la ciudad de Juliaca, en el departamento de Puno, con heridas por arma de fuego, tras una masacre que dejó 20 muertos y más de 100 heridos.

Así, en poco más un mes, las fuertes protestas que se iniciaron tras la destitución y encarcelamiento del exmandatario Pedro Castillo han dejado cerca de 50 fallecidos.

Fuente: Actualidad RT.