La avalancha de hospitalizados –más de 1.000–, el incremento sostenido de contagios por Covid-19, sumados a la falta de insumos básicos y a la imposibilidad de los familiares de los internados de cubrir esos gastos ha vuelto caótica la situación en el sistema público de salud que se encuentra al borde del colapso.